Las bellezas en la ribera del Hueznar

No todo es playa, parques temáticos y descontrol en discotecas durante los días de vacaciones, también es buen momento para otros lugares y actividades. España tiene muchos sitios hermosos que visitar, en los cuales pueden divertirse de diferentes maneras. Una de las prácticas que está tomando fuerzas en el país es el senderismo, y para ello hay infinidad de espacios naturales como las Cascadas del Huéznar.

Recorrido y nacimiento del Huéznar

El río Huéznar se localiza aproximadamente a 20 kilómetros de Cazalla; en un tramo del cauce se fueron formando varias cascadas y pozas gracias al agua que corre sobre los travertinos, que son unas formaciones de caliza. Toda el área tiene una vegetación abundante y en ocasiones es posible avistar algún animalillo.

Quienes quieran visitar directamente las cascadas sin hacer el recorrido, pueden aparcar en un estacionamiento habilitado al lado de ellas. Por otra parte, para los que prefieren hacer senderismo hasta el lugar, se recomienda hacerlo por el camino que se localiza junto al restaurante El Martinete. Por dicho trayecto se asciende por el cauce del río hasta encontrarse con las cascadas; por ser una ruta circular llegará de nuevo al punto de partida.

En las paredes y al final de las cascadas se han creado cortinas de rocas y formaciones similares a unos toboganes, el fenómeno se debe al abundante carbonato de calcio que contiene el agua. El bosque es espeso, formado por olmos, sauces, alisos y fresnos. El entorno completo hace que los picnics en los merenderos de la zona sean increíbles.

El único “pero” del lugar es que está prohibido bañarse, sin embargo, a 2 kilómetros en San Nicolás del Puerto hay una playa artificial en la que sí puede zambullirse. Además, es el pueblo donde se ubica el nacimiento del río Huéznar; para llegar a la zona recreativa del mismo debe dirigirse a la parte trasera del Colegio San Diego.

Sabrá que ese es el sitio correcto al ver el precioso paseo de enormes árboles. Recorriendo un pequeño sendero hay un bar con merenderos y a su lado un puente de madera; al cruzarlo se accede a un estanque en donde en sí se sitúa el nacimiento del río Huéznar, el cual produce muchas burbujas que emanan desde el fondo dando un bonito espectáculo.

Que su vehículo haya tenido un percance no es razón para darlo todo por perdido. La venta de coches siniestrados es una manera práctica de enfrentar la situación y sacarle algo de provecho. Diversas empresas on line ofrecen cotizaciones y otros servicios como la tramitación de los papeles para darle de baja, lo que resulta muy útil.

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

..............