¿Quién era realmente Mahoma?

Comprendemos perfectamente que Mahoma vivió una situación terrible en su infancia y juventud. Sin padres, sin amor y sin medios para una vida mejor, hechos que lo convirtieron en un criminal y en una persona muy egoísta que hizo todo lo que pudo para satisfacer sus propios intereses. Cualquiera de nosotros en su posición podría haber terminado por el mismo camino.

A todo el mundo le gusta el dinero y el poder. Pero ahora es el momento de reconocerlo, de conocer sus mentiras, de reconocer su carácter y la fantasía del Islam que él creó. El mismo Mahoma no podía imaginar que una falsa fe inventada por él para gobernar el mundo, habría crecido tanto y sería seguida por millones de personas que admiran y respetan sus mentiras con tanta devoción y sinceridad.

Nacimiento y juventud de Mahoma

El nacimiento de Mahoma fue en el año 570 en o cerca de Jordania, quien, aparentemente, fue el fundador de la religión islámica… tenía 52 años cuando se produjo el nacimiento de la religión islámica, y fue recordado como «el hombre que logró convertir a su credo a todas las tribus de la península árabe y transformó a la república mercantil de La Meca en la capital espiritual de un imperio religioso».

Más cercanamente Mahoma nació el 26 de abril de 569 y murió el 8 de junio de 632. Siguiendo la tradición musulmana Mahoma que prohíbe la representación de su figura, Mahoma no es mostrado ni habla.

Amina no pudo alimentar a su hijo excepto por unas pocas semanas y tuvo que buscar una nodriza beduina, llamada Halima bint Zu’aib, que era muy pobre y vivía en el valle del desierto. Halima cuidó y amó a Mahoma. Ella lo cuidó, trató de darle buena comida y jugó con el pobre niño, que había perdido a su padre y estaba separado de su madre. Ella trató de mantenerlo feliz de todas las maneras posibles, pero como era pobre, no podía darle todo lo que él quería.

Cuando cumplió 5 años, Amina, la madre de Mahoma, regresó, deseándolo. Halima, aunque triste, entendió los sentimientos de Amina y devolvió al niño a su madre. Poco tiempo después, Amina se enfermó y murió, dejando a Mahoma huérfano a los 6 años de edad. Su abuelo, Abdul Muttalib, se quedó con él, pero cuando Mahoma cumplió 8 años, su abuelo también murió, dejándolo una vez más solo.

Conociendo a Mahoma

¿Qué ha pasado con los millones de personas que no pueden distinguir entre la verdad y la mentira? ¿Por qué no pueden ver que Mahoma era sólo un ser humano como nosotros que cometió todos estos crímenes debido a su naturaleza humana deseando poder y riqueza?

Sé que no tengo pruebas físicas que demuestren que Mahoma no era un profeta. Pero los musulmanes tampoco pueden demostrar la veracidad del carácter sagrado y espiritual de Mahoma. Simplemente quiero decir: «¿Cómo puede un hombre ser un profeta que solía violar a mujeres, abusar de niños pequeños, matar a gente inocente en nombre de la fe, arruinar el futuro de las familias y llevar a sus seguidores a la barbarie? Si estuviera vivo, estoy seguro de que ninguna ley, ningún país, ninguna cultura le permitiría permanecer libre, y que sería castigado por todos los crímenes que cometió contra la humanidad.

Ahora eres tú quien tiene que decidir si lo seguirás respetando como un santo profeta o si dejarás de seguir sus violentas enseñanzas para el buen futuro de nuestro mundo. Quisiera pedir a todos los musulmanes que por favor abandonen el camino de la Yihad que Muhammad les enseñó y que adopten el camino del amor y la humanidad. Esa será la verdadera salvación para ellos y la paz para este mundo.

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

..............